Masacre de Pergamino: un mural para no olvidar en la Comisaría Primera

Se están cumpliendo cinco años de la Masacre de Pergamino. Compartimos un texto para recordar una vez más, para quienes no lo saben, para quienes lo olvidaron, la historia resumida de lo que pasó en la masacre. La Comisaría 1ª de Pergamino fue cedida en comodato por 20 años a la Comisión Provincial de la Memoria. Junto a organizaciones de derechos humanos y las familias de las víctimas, la idea será construir allí un espacio de memoria y de trabajo cotidiano contra la represión estatal y la violencia policial. Hoy, a cinco años de la Masacre de Pergamino, se movilizará y se empezará a pintar un mural, el tercero de una serie que reconstruye la historia de horror de la ex dependencia policial. Para que no se olvide, para que no pase nunca más. Y para volver a gritar que los pibes están presentes, siempre.

Por Revoluciones*

Foto Natalia Bernades

La Comisaría 1ª de Pergamino está en pleno centro de la ciudad. Atrás de la municipalidad para ser un poco más exactos/as. Funcionó como centro clandestino de detención, tortura y exterminio durante el genocidio. En su pared, al lado del cartel que la señala como Sitio de Memoria, se alza el que le recuerda a la ciudad que allí sucedió la masacre. Como gran parte de las comisarías del país alojó, hasta 2017, personas privadas de libertad, en condiciones de hacinamiento, a pesar de que eso es ilegal. Aquel fatídico 2 de marzo de 2017 la capacidad estaba colmada. Sólo en la celda 1 estaban alojados 7 pibes. Ese 2 de marzo era jueves, la media tarde y hacía calor. Antes de la masacre los pibes reclamaban que les abrieran las puertas de las celdas, era su horario para estar en la “matera”, el espacio común. Y estar afuera de la celda es un derecho ganado y preciado cuando sos 1 de 7 en una celda que no supera los 15 metros cuadrados. Un pequeño fuego se inició en el pasillo. Ese fuego tomó la celda 1, donde estaban Federico Perrotta, Alan Córdoba, Noni Cabrera, Sergio Filiberto, Fernando Latorre, Jhon Claros y Franco Pizarro. Los 7 pibes murieron, según las autopsias, por inhalación de monóxido de carbono y sofocación.

El juicio que se realizó en 2019 determinó que los seis policías presentes esa noche, Sebastián Donza, Alexis Eva, Matías Giuletti, Brian Carrizo, Carolina Guevara y Sergio Rodas, no hicieron nada por apagar el fuego y fue eso lo que ocasionó la muerte de los siete. Los pibes murieron producto de la acción y la inacción policial. Murieron por lo que los policías hicieron y también por lo que no hicieron. Esa tarde los gritos de auxilio de los pibes se escucharon hasta afuera de la comisaría. Los policías presentes esa noche en la comisaría no utilizaron los matafuegos que estaban en condiciones de ser utilizados, ni llamaron a los bomberos. Pasaron 43 minutos entre el primer fueguito y el último mensaje de auxilio que los pibes llegaron a mandar a sus familias desde dentro de las celdas, antes de morir. Cuando los bomberos llegaron ningún policía les entregó la llave que abría las puertas para sacar a los pibes. Pasaron 20 minutos más desde la llegada de los bomberos, que intentaron sofocar el fuego sin poder abrir la puerta que daba acceso a las celdas, hasta que pudieron finalmente entrar y ya era tarde. Ese día hubo bomberos que salieron llorando, mientras decían que no les habían dejado salvar a los pibes. Más tarde explicaron que al no tener la llave para abrir la reja que franqueaba el acceso a las celdas, el ángulo no les daba para llegar a sofocar el fuego de la celda 1. De la masacre hay sobrevivientes y sus testimonios fueron fundamentales en el juicio: muchos vieron cómo los encerraron, cómo fue el fuego inicialmente, cómo nadie los auxilió, cómo el fuego se volvió grande. También muchos escucharon los gritos desesperados de los pibes de la celda 1. Ellos mismos gritaron «Rojitas, dale, apaga el fuego» («Rojitas» le decían al imaginaria de calabozos César Brian Carrizo, porque nació en Rojas). También pudieron contar que cuando ingresó el GAD (Grupo de Apoyo Departamental, conocido como Antimotines) los pibes ya estaban muertos.

Ese 2 de marzo, y luego de atravesar por una de las peores situaciones imaginables, de gritos de auxilio desesperados ante el fuego, los sobrevivientes permanecieron un extenso rato en el piso del patio y fueron golpeados, con el claro objetivo de amedrentarlos en tanto testigos. Esa media tarde de marzo, muchas de las familias de las víctimas se habían acercado a la comisaría. Varias habían sido alertadas por mensajes de texto: “Mama vení rápido que la policía nos mata”. Esos son los mensajes que circularon, junto con la noticia en los medios televisivos tradicionales “motín en la Comisaría 1ª de Pergamino”. Cerca de la noche de ese 2 de marzo, las familias escucharon los nombres de los 7 pibes muertos. Un oficial los gritaba en la puerta de la comisaría. Esa noche, además de todo, las familias sufrieron la represión policial también afuera. Ya nadie habla de motín en Pergamino, los amigos, amigas y familiares, sobre todo las madres de las 7 víctimas, ganaron esa primera batalla: que a las cosas se las llame por su nombre y que la ciudad asuma que en ese lugar sucedió una Masacre.

Además, en estos años de incansable lucha, los policías están exonerados y fueron condenados/a a penas de entre 6 y 15 años de prisión. Pero solamente dos de ellos están privados de libertad en cárcel común. La condena aún no quedó firme y ya ha sucedido que las familias de las víctimas se crucen en la calle con los asesinos.

La Comisaría 1ª de Pergamino fue cedida en comodato a la CPM. Junto a organizaciones de derechos humanos y las familias de las víctimas, la idea será construir allí un espacio para la memoria y el trabajo cotidiano contra la represión estatal y la violencia policial. Hoy, a cinco años de la Masacre de Pergamino, se pintará un mural, el tercero de una serie que reconstruye la historia de horror de la ex dependencia policial. Para que no se olvide, para que no pase nunca más. Y para volver a gritar que los pibes están presentes, siempre.

*Texto en base al material producido en El Diario del Juicio por la Masacre de Pergamino que pueden visitar en https://juicio7pergamino.blogspot.com/?m=1

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: