La mirada de Luciano | A 13 años de impunidad

Luciano está ahí

Camina con nosotres con su mirada estampada en remeras, banderas, calcos, parches, carteles. Se multiplica.

Nosotres caminamos por sus calles, por las calles que él andaba. Esa cotidianidad que hace 13 años no puede suceder es la que nos hace pensar en la edad que tendría Luciano. 29. Tenía 16, pasaron 13 años desde que desapareció. Desde que lo desaparecieron.

El bondi hasta el punto de encuentro pasa por la puerta del hospital Santojanni. Entonces se vuelve a la memoria que su madre y su hermana fueron a buscarlo a ese hospital ni bien desapareció. Pero no. El encubrimiento ya había arrancado y, lo que en cualquier caso sería posible, identificar a alguien que entra a un hospital público, se vuelve imposible si hay involucrados policías en el hecho. A Luciano lo secuestró, lo torturó, lo desapareció y movilizó el encubrimiento del hecho, la Policía Bonaerense. Y la justicia, la política, y la indiferencia diaria, la demanda de seguridad, la violación sistemática de un sinfín de derechos de niños, niñas y adolescentes, son responsables. Lo repite una y otra vez al micrófono Vanesa. Lo oímos. Lo oyen vecinos y vecinas que se asoman desde sus ventanas y balcones en un barrio donde todavía se ve el cielo.

Lo que sigue es la movilización y el recuerdo incesante, ardiente. Lo que sigue es la movilización, es la visibilización de otras historias de impunidad. De represión estatal. De otros pibes y otras pibas. Lo que sigue es oír de esxs familiares y amigues que se funden en una enorme trama colectiva de quienes hicimos bandera de la búsqueda de justicia por Luciano, que la marcha no es por y exclusivamente por Luciano. Que es por todos los pibes y las pibas, por Facundo, por Pamela, por Rodrigo, por Tehuel, por los 7 de Pergamino. Por lxs hermanos y hermanas del Pueblo mapuche.

La llegada al barrio, su barrio, la plaza, lxs pibxs jugando, la canchita, la cumbia. Las palabras, el abrazo enorme. El fuego. La quema. Las balas que vos tiraste van a volver.

Porque Luciano está ahí.

Y, aunque los 13 años de impunidad lastimen, la lucha sigue hasta que todo sea como lo soñamos.

Con la mirada de Luciano, ahí, en todas partes.

Fotos de/texto desde la marcha a 13 años del secuestro, asesinato, desaparición de Luciano Arruga – Lomas del Mirador  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: