Tres deseos para Facundo

¿En qué momento dejó de ser un grito común la necesidad de saber qué carajo pasó con Facundo Castro? ¿Cuándo se invisibiliza un caso? ¿Por qué es posible que el ministro de seguridad provincial Sergio Berni se pasee por canales de televisión para difundir su apoyo incondicional a la policía que conduce, principal sospechada de esta desaparición forzada seguida de muerte?

Hace más de un año desaparecía un pibe que iba de Pedro Luro a Bahía Blanca, en el momento más duro del aislamiento social preventivo y obligatorio, donde las fuerzas de seguridad eran dioses y señores de todas las calles, y más aún de las rutas desérticas de cualquier lugar de la provincia de Buenos Aires. No hay que ser especialista para ver que hay una manera sistemática de accionar de las fuerzas que tiene consecuencias que se cuentan en vidas de pibas y pibes. Y no sólo de las fuerzas, de un entramado político, mediático y judicial que garantizan impunidad. Que hacen posible que hoy no haya aun imputados en la causa que debe investigar la desaparición seguida de muerte de Facundo Castro. ¿Qué significa que no hay imputados? Que para la justicia no hay personas para acusar del delito que se investiga. Pero lo cierto es que sí hay prueba suficiente, como explica Leandro Aparicio, abogado querellante.

Hoy, si no se hubiera cruzado con la maldita policía el 30 de abril del 2020, Facundo estaría cumpliendo 24 años. Repasamos más abajo, a partir de un intercambio con Leandro Aparicio, las cuestiones más significativas de cómo está todo en la búsqueda de justicia y de saber qué pasó. Justicia, justicia es que no pase. Que no pase nunca más.

– La jueza María Gabriela Marrón tiene un pedido de recusación por parte de la querella y los fiscales de la causa: “en este momento de la causa estamos por un lado esperando la resolución de Casación respecto del pedido de recusación de la jueza interviniente, la doctora Marrón, porque tanto la querella como los tres fiscales consideran que su actuación no es imparcial. Frente al temor de parcialidad es que se pidió su recusación y también la hemos denunciado en el Consejo de la Magistratura” explica Leandro Aparicio.

-El fiscal Ulpiano Martínez y distintos agentes de la policía federal fueron denunciados ante la Procuración por distintas actuaciones ilegales: amedrentamiento de testigos, ocultamiento de pruebas, desvío de la investigación, y distintas situaciones que se produjeron en la que no se informaba a las víctimas, y sí a algunos medios periodísticos.

– A partir de la intervención de la DATIP (Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal) se pudieron recuperar mensajes borrados de los teléfonos de tres de los cuatro policías que vieron con vida a Facundo Castro por última vez el 30 de abril de 2020. Esos datos se recuperaron de los teléfonos que lxs oficiales Sosa, Flores y Curuhuinca usaron el día de la desaparición, pero que sólo fueron conseguidos por la justicia en una tercer intento, en los anteriores lxs oficiales se negaron a entregar esos teléfonos o entregaron otros.

De la memoria de esos teléfonos y otras medidas de prueba se reconstruyó  lo que sigue, según nos cuenta Aparicio

“las pruebas que tenemos en parte gracias a la DATIP, son situaciones o hechos que se contradicen con las declaraciones de los cuatro policías que vieron por última vez a Facundo con vida. De los teléfonos de Sosa, Flores y Curuhuinca, que en su momento no entregaron,  se hicieron dos pericias: tenemos mensajes borrados y recuperados

-de Sosa para Curuhinca que le dice

´quédate tranquila Janita. Nadie sabe que fuimos nosotros. Y aparte hicimos lo que nos dijo el jefe´.

-Del teléfono de Sosa se recuperó también un mensaje del momento en que él lo detiene a Facundo y se comunica con un oficial que se llama Delgado y Delgado le dice ´si se hace el pájaro bajalo´. Automáticamente el AVL (GPS del patrullero) nos marca que ese móvil se traslada a la comisaría.

-La declaración de Xiomara Flores dice que a las 12:30 lo levantó de Buratovich y lo llevó a Teniente Origone, pero eso no se condice con el teléfono de Facundo que lama a las 13:33 a su mamá desde Buratovich.

-Los tres testigos que dijeron ver a Facundo ser subido a un patrullero figuran en las cámaras en las lectoras del kilómetro 714 volviendo, no figuran yendo, pero la geolocalización de sus tres teléfonos indica que efectivamente hicieron el recorrido que dicen haber hecho. Es decir, a las 3 impacta sus teléfonos en la antena de Pedro Luro, después en Ascasubi, después en Buratovich, y finalmente llegan a Bahía.

-En el patrullero de González, que es el que dice que lo ve a Facundo y lo deja seguir, se encontró un pelo de ADN compatible con el ADN de Cristina, mamá de Facundo.

-En la comisaría de Origone se encontró, en febrero de este año, una piedrita turmalina y el año pasado una sandía con una vaquita de San Antonio. La vaquita era un regalo de la abuela de Facundo para los tres nietos. La turmalina, que también se encontró en el baúl de un patrullero Ethios, era la piedrita que usaban Facundo y sus compañeros de la cervecería en la que trabajaba.

Esas dos piedras y la sandía han sido halladas gracias a la tarea de Marcos Herrero. Un mercenario como Duggan dice que Marcos Herrero tiene que estar preso, que es un delincuente, no dice por qué. Supongo que porque habrá leído lo que afirma que un perro no puede olfatear 72 hs. para atrás, y eso es ridículo».

Por todo esto y más, la querella está convencida: «tenemos evidencia suficiente para detener a estas cuatro personas pero estamos enfrentando a una mafia que incluye policías, funcionarios municipales de Villarino, pseudoperidistas y políticos. Aun así estamos agradecidos al trabajo de los fiscales Azzolin, Heim y la doctora Silvestre de la DATIP que es la agencia que permitió recuperar todos estos datos. Estamos seguros que vamos a llegar al final, tarde o temprano”.

En los últimos días el adiestrador Marcos Herrero recibió amenazas de muerte. La Cámara de Casación aún no definió el futuro de la jueza Marrón. Aunque parezca mentira, aún no hay imputados por la desaparición seguida de muerte de Facundo Castro. Cuando la involucrada es la fuerza policial parece que nadie fue, aunque toda la evidencia diga lo contrario. En el día en que Facundo estaría cumpliendo años, pedimos tres deseos por él, que sea verdad, que sea justicia, que no pase nunca más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: