Pasó un año, ¿y la justicia para Facundo Castro?

Hoy se cumple un año de la última vez que se vio a Facundo Castro con vida. En plena pandemia, cuando las fuerzas de seguridad contaban con la legitimidad que les otorgaba su nuevo papel de “cuidado” en términos epidemiológicos, desaparecía un pibe. En un lugar cerca de Bahía Blanca. Una foto lo mostraba al lado de una camioneta policial. La noticia tomaba fuerza y se instalaba como pregunta colectiva varios días después del 30 de abril. Entonces, aprendíamos a nombrar localidades, iba de Pedro Luro a Bahía Blanca. En medio estaba Mayor Buratovich y Origone. Entonces, por Mayo de 2020, escribíamos:

“la última vez que se lo vio con vida fue mientras dos policías lo subían a la parte de atrás de una camioneta policial. Así lo afirmaron tres testigos que se presentaron voluntariamente a prestar declaración en la causa que se investiga como desaparición forzada de persona, a cargo del fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez. Según versiones policiales muy contradictorias, a la altura de Mayor Buratovich se le labró un acta por romper la cuarentena, pero se le permitió continuar. En las últimas horas circuló una foto de Facundo, de espaldas, junto a una camioneta de la Policía Bonaerense y un uniformado con barbijo. Esa fue la última vez que se lo vio y continúa desaparecido. Los policías que están en el ojo de la investigación son: Jana Jennifer Curuhinca y Mario Gabriel Sosa, que habrían tenido contacto con Facundo en el primer retén que pasa, donde le labran el acta y le avisan a la madre. Siomara Ayelén Flores, que declaró que ella lo llevó desde Buratovich hasta Origone y Alberto González, que, siempre según la versión policial, lo interceptó a Facundo en Origone, pero lo dejo ir. Con un detalle, se contradijo: primero declaró que Facundo se fue en una camioneta blanca y luego declaró que se fue a pie. El 8 de julio Sergio Berni le aseguró a la mamá de Facundo Astudillo Castro, Cristina Castro, que su hijo está vivo y lo van a encontrar. Al mismo tiempo, el gobernador de la Provincia, Axel Kicillof, declaró a la prensa que no piensa encubrir a nadie, pero que tampoco va a prejuzgar a ningún policía. Pasó una semana. Y Facundo no aparece”.

Habían pasado algunos meses y la responsabilidad policial ya era una realidad. Pasó un año del 30 de abril del 2020 y cuesta creer y cuesta escribir que todavía no haya imputados en la causa. “Está en una meseta” dice uno de los abogados de Cristina, la mamá de Facundo. Un año de lucha incansable, sobre todo de la mamá, contra la trama de poder policial-judicial-mediático que permite que un año después estemos en este lugar.

Compartimos cómo está la causa hoy en palabras de Leandro Aparicio, abogado de Cristina Castro, entre el accionar de la jueza Marrón y los testigos amenazados y sin protección

“La causa hoy está en una meseta. Estamos esperando la resolución de la Cámara de Apelaciones de Bahía Blanca en relación a una nulidad que pidieron los fiscales, respecto  una acción de la jueza que se arroga facultades de investigar. Cuando ya eso lo había delegado a los fiscales. Con el fin de incorporar un informe trucho, sin firma, un informe sin apego  a ningún protocolo científico que diga, como dice el informe enviado, que Facundo se ahogó. Ese informe había ingresado por pedido de los fiscales. Ese informe está divido en dos: una parte dice que ese día la marea solo había subido  50 cm, pero no tiene la firma de los profesionales. Por otro lado, una de las personas que sí firman, aventura una hipótesis de que Facundo se accidentó, que no tiene ningún rigor científico. En ese momento los fiscales lo devolvieron. La jueza no sé cómo se enteró,  lo quiso incorporar, los fiscales apelan, piden su nulidad y eso debe resolver la Cámara.”

“Por otro lado, se han hecho allanamientos en Origone y se han secuestrado teléfonos de los policías, a lo que la jueza se había opuesto, los fiscales habían apelado y la Cámara había otorgado la posibilidad de, por un lado ir a Origone nuevamente, donde el año pasado en el mes de agosto se había encontrado  la sandía con la vaquita de san Antonio, y en el mes de febrero de este año se encontró una turmalina igual a la que se había encontrado en el baúl del patrullero Ethios. Este patrullero estaba en un lugar muy cercano de donde se encontró el cuerpo de Facundo, ese patrullero es de Bahía Blanca, y reviste funciones en una comisaría, donde muy cerca de esa comisaria, en una celda que da cobertura de teléfono a esa comisaría, había sido activado el teléfono de Facundo el día 1 de mayo sobre el mediodía.

La recusación contra la jueza Marrón está en un trámite que va a resolver la Casación, la querella particular y también a CPM denunciamos a la doctora Marrón por prevaricato.”

“Finalmente, un testigo muy importante recibió amenazas de muerte para con su hijo. Nos enteramos por Luciano Peretto, porque el hermano del testigo se comunicó con él. Cuando le comentamos a Cristina, ella hizo público el audio porque se perdió contacto telefónico con el testigo amenazado. Luego de eso le pusieron custodia de gendarmería por algunos días pero actualmente los testigos están sin ningún tipo de protección y con su identidad conocida por la policía a través de los medios pseudo-periodísticos de acá que pudieron tener acceso al expediente, que es un colador y se filtran datos esenciales. Entonces la policía sabe los datos de esas personas. Es una situación muy compleja”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: