12 de Octubre | Nuestras raíces taínas

Conocer la historia de los pueblos de nuestro continente, mantener vivas sus culturas y sus formas de ser en el mundo, sus luchas que persisten hasta el presente, es parte de nuestra identidad y no puede quedar en el recordatorio de una simple efeméride. Sentir como propias y hacernos carne en las resistencias de nuestros pueblos debería ser parte de nuestra vida cotidiana, ya que de hecho las opresiones, la explotación, el saqueo y el racismo que empezaron con la conquista, aún nos atraviesan en todas las dimensiones de nuestra existencia.

Texto e ilustración Bienvenidos a Guanahaní de Sofía Labriola y Alan Dufau

El 12 de octubre de 1492 fue el último día de paz del pueblo taíno, el primero en caer en desgracia ante el arribo de los barcos de Colón, y por lo tanto quienes inauguraron sin saberlo, la interminable continuación de luchas de resistencia y liberación contra la colonización y conquista exterminadoras.

La cultura Taína, que abarcaba principalmente gran parte de lo que hoy se conoce como Antilllas mayores, tiene sus orígenes en los pueblos del Amazonas de idioma arawac, que migraron desde el río Orinoco en dirección al mar caliente, instalándose en las islas, entre intercambios, coflictos y aprendizajes con otras culturas, como la Guanahatabey y Siboney, entre otras.


Les Taínes compartían una cosmovisión comunitaria de la vida, no existía la propiedad privada y a nadie le faltaba el “casabe”, su pan elaborado a base de yuca, mandioca, parte esencial de su alimentación. La poesía y la música son elementos fundamentales de la identidad y de la vida cotidiana de estos pueblos, tanto en su idioma cargado de metáforas, como en los Areítos: conmemoraciones o ceremonias, con cantos, bailes y música a través de los cuales mantenían vivas las historias de sus pueblos, afianzaban los vínculos con otras comunidades y con sus “otros corazones” cómo se refieren a sus seres querides.

La cultura Taína tiene enorme influencia, pese a los genocidios, en la identidad de los pueblos de centroamérica, y en todo nuestro continente. La encontramos en el idioma, en las comidas, en la agricultura, en la medicina y en la música, entre otras.

Para algunas culturas de nuestro continente, la noción del tiempo, era distinta a la occidental: el futuro está atrás y es desconocido, el presente es aquí y ahora, efímero, y el pasado está adelante nuestro, por lo cual nosotres caminamos hacia el pasado, hacia nuestros orígenes, hacía nuestra esencia. Siempre volvemos a las luchas del pasado. Tal vez, esta idea nos acompañe a escribir nuestra propia historia, la de las mayorías empobrecidas, invisibilizadas, de los pueblos oprimidos que luchan y siempre renacen, a pesar de todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: